Depredadores de las mariposas

Depredadores de las mariposas

Las mariposas no están exentas al acecho de los depredadores naturales. Muy por el contrario, dado su tamaño reducido y ligereza, las amenazas van desde insectos pequeños hasta grandes mamíferos.

Moscas y avispas parasitarias

Algunas especies de insectos entre los que se encuentran las moscas, abejas y avispas, utilizan a las larvas de mariposas de forma parasitaria. Colocan los huevos de sus crías en el interior del cuerpo de las jóvenes orugas, que utilizan de incubadoras hasta que los huevos eclosionan y pasan al estado larval. Durante esta etapa las larvas siguen utilizando el cuerpo de la oruga para su alimentación. Una vez alcanzada la madurez, buscan el camino hacia el exterior atravesando el cuerpo de la oruga y ocasionando su muerte. Pasado este punto, las larvas se fijan entonces sobre la piel de la oruga que les sirve de soporte para continuar su desarrollo.

Arañas

Las arañas son también depredadores importantes para las mariposas, ya que son consideradas las mayores consumidoras de insectos en el planeta. Utilizan dos técnicas fundamentales para la caza, mediante una red o al acecho. La primera consiste en la fabricación de una red o telaraña que tejen de manera estratégica a modo de trampa para la captura de los insectos, que luego de que caen por accidente en ella son incapaces de liberarse.

La técnica del acecho forma parte de una caza más activa, en la que las arañas se esconden en el suelo o sobre la vegetación donde las mariposas van usualmente a alimentarse, para sorprenderlas así e inyectarlas con su veneno. Generalmente las arañas que adoptan esta técnica son de coloración blanca o amarilla, por lo que pasan inadvertidas en el entorno.

Aves y mamíferos

Las aves son sin duda los depredadores más letales para las mariposas, ya que las cazan de manera intensiva, fundamentalmente para la alimentación de sus crías. El vuelo rápido que realizan es su principal arma, pero en ocasiones las mariposas logran hacer cambios bruscos en el aire que las desorientan por completo.

También se encuentran mamíferos como los murciélagos, en los que cerca del 70% de las especies son insectívoras. Los murciélagos causan estragos fundamentalmente en las especies de mariposas nocturnas, las cuales localizan y capturan gracias a su capacidad de ecolocación.

Los zorros aunque son mamíferos carnívoros que se alimentan fundamentalmente de roedores y otros mamíferos pequeños, pueden incluir en su dieta alimentos que van desde frutas y bayas, hasta saltamontes y orugas. Estos depredadores de mariposas recurren al consumo de grandes cantidades de orugas cuando su fuente principal de alimento falta. Las localizan gracias a sus sentidos del olfato y la vista, que tienen altamente desarrollados.

Protecciones contra los depredadores

La especialización que ha alcanzado la coloración de las alas de las mariposas, les permite utilizarlas como camuflaje y protección contra sus principales depredadores.

La coloración que les permite mezclarse en el entorno y pasar desapercibidas para las amenazas potenciales, se conoce como críptica. Algunas mariposas poseen estos colores crípticos en toda la superficie de sus alas o solo en las alas inferiores, para determinados momentos en que no quieren destacar por sus colores.

Las mariposas que son de colores brillantes e intensos como el rojo, el amarillo, el naranja o el negro, generalmente poseen un componente tóxico en las escamas de sus alas. Estos colores sirven como señalización o alerta para los depredadores, siendo este un recurso recurrente en la naturaleza. Aquí se encuentran las mariposas Monarca, que acumulan en su cuerpo las sustancias tóxicas de las plantas de algodoncillos consumidas durante la etapa de oruga.

Algunas especies de mariposas poseen también unos patrones de coloración conocidos como ocelos, que lucen de forma similar a unos ojos gigantes. Este mecanismo de defensa les permite ahuyentar a las aves que intentan comérselas mientras vuelan.

Depredadores de las mariposas Monarca

Las mariposas Monarca son tóxicas tanto durante la etapa en que aún son orugas como en la de mariposas adultas, y aunque sus colores así lo indican, existen algunos depredadores que pueden alimentarse de ellas. Esto es debido a que la concentración de toxinas de las mariposas Monarca disminuye luego del largo viaje migratorio que realizan desde Estados Unidos y Canadá.

Entre los principales depredadores de las Monarca se encuentran las aves pequeñas como el bolsero de dorso oculto (Icterus abeillei) o el bolsero tunero (Icterus parisorum), que han aprendido a alimentarse selectivamente solo de los músculos del tórax y el abdomen, evitando así la cutícula que contiene las toxinas.

El picogrueso tigrillo (Pheucticus melanocephalus) es otra especie devoradora de las mariposas Monarca en sus principales sitios de hibernación, pero a diferencia de los bolseros o calandrias, estos se comen a las mariposas completas, sin ningún tipo de distinción. Los ratones de orejas negras (Peromyscus melanotis) son otros de los que se las han ingeniado para comer la comida condimentada con toxinas que representan estas mariposas. 

Compártelo en tu red social: