Mariposas atlas

Mariposas atlas

La mariposa atlas, cuyo nombre científico es Attacus atlas, es la especie de mayor tamaño de la familia Saturniidae. Su nombre que se remite al titán Atlas de la mitología griega, también se debe al hecho de que es considerada la mariposa más grande del mundo, con unas imponentes alas que poseen una superficie total aproximada de 400 cm2 y una envergadura de hasta 30 cm. Esta característica las ha hecho merecedora de un puesto en el Libro de los Récord Guinness.

Características de las mariposas atlas

Las orugas de las mariposas atlas también lucen imponentes. Poseen una apariencia de color verde-blancuzco, con espinas suaves recubriendo todo el dorso y manchas rojas brillantes en las patas posteriores.

En su etapa adulta las alas se tornan de un color café oxido, con pequeños rastros de amarillo claro, negro, rosa y rojo púrpura. Estos colores vivos similares a los de una serpiente venenosa, les sirven para mantener alejados a sus depredadores.

Además de por sus colores, su magnificencia y belleza está determinada por la envergadura de sus alas (de 25-30 cm), que las hace lucir como una gigante al lado de otras mariposas. El cuerpo tiene un tamaño desproporcionadamente pequeño en comparación con el de sus alas. Contrario a lo que sucede en otras especies de mariposas, los especímenes femeninos son los que son más grandes y robustos.

Su gran tamaño determina la forma de su vuelo, que es más bien pesado y llevado por la dirección del viento. Tanto las alas delanteras como las traseras tienen características que las distinguen, como es el caso de lo que simula ser una “ventana triangular” bordeada de negro y de un material traslúcido en el interior. Las alas delanteras poseen bordes con protuberancias apicales.

Hábitat de las mariposas atlas

Las mariposas atlas son una especie originaria del sudeste Asiático. Sus hábitats son los bosques tropicales, especialmente de China y algunas zonas de la India. También son frecuentes en el archipiélago malayo, en el que algunos científicos consideran que se encuentra su origen principal.

En la India las mariposas atlas son cultivadas para obtener la seda, aunque no en proporciones comerciales. La oruga de esta mariposa secreta una seda de color café en forma de hilos no continuos, que es muy apreciada por su gran durabilidad. Mientras tanto en Taiwán, las crisálidas de las mariposas atlas tienen una aplicación comercial en la elaboración de carteras.

Alimentos de las mariposas atlas

Entre otras de las curiosidades que rodean a la mariposa atlas se encuentra que no poseen boca, debido a un retraso en el crecimiento de su aparato bucal. Esto provoca que no se puedan alimentar en su fase adulta, en la que viven solo unos pocos días usando las reservas de energía que obtuvieron cuando orugas.

Las orugas de las mariposas atlas si comen y en grandes cantidades. Se alimentan de hojas de diferentes árboles sin hacer mucha distinción en su tipo: cítricos, canela, mango, guayaba manzana, rambután y muchos otros.

Reproducción de las mariposas atlas

El diformismo sexual se evidencia por la forma de sus antenas, que son largas y plumosas en el caso de los machos y más delgadas en el caso de las hembras. Las alas también varían en cuanto a su apariencia, siendo las “ventanas” en las alas de las hembras de mayor tamaño que las de los machos.

Las mariposas atlas se reproducen durante todo el año, pero son más abundantes en la etapa que comprende de noviembre a enero.

Como tienen un ciclo vital tan corto, poco tiempo después de que emergen las mariposas adultas comienzan la misión del apareamiento. Las hembras de las mariposas atlas son las encargadas de liberar las feromonas y atraer a los machos que perciben el olor a varios kilómetros. Luego de que ocurre la cópula las hembras colocan de 200 a 300 huevos en la planta que les servirá de alimento con posterioridad a las orugas. De 10 a 14 días eclosionan los huevos y comienza la etapa de alimentación de las orugas que permanecen comiendo y engordando de 35 a 45 días. Cuando las orugas están completamente desarrolladas comienza su transformación dentro de la crisálida, que puede durar hasta 4 semanas. 

Compártelo en tu red social: