Qué comen las mariposas

Qué comen las mariposas

Las mariposas son insectos que siempre  han atraído a las personas por sus colores llamativos y la forma de sus alas. Estos animales cumplen un importante papel como polinizadores en su vida adulta y sus larvas pueden ser plagas importantes de diversos cultivos.

Algunas mariposas son una atracción importante en algunas partes del mundo, como es el caso de la monarca (Danaus plexippus), con su cuerpo naranja y negro. Esta especie hace grandes migraciones para hibernar, pudiendo llegar a cruzar el Atlántico.

Una de las mejores formas de disfrutar del encanto de las mariposas, es contar con un mariposorio. Este es un espacio donde los insectos se pueden desarrollar, para lo que hay que brindarles la alimentación correcta en sus distintas fases de vida.

Fases de vida de una mariposa

Las mariposas son insectos que realizan metamorfosis completa durante su ciclo de vida, por lo que pasan por varias fases. En cada una de estas  fases cambia tanto su morfología como hábitat y forma de alimentación.

Cuando una mariposa adulta coloca sus huevos, estos eclosionan en la fase de larva, que son conocidas como orugas. Estas tienen el cuerpo dividido en varios segmentos, pudiendo llegar algunas a ser muy grandes y llamativas como la oruga de la esfinge de Tetrio (Pseudosphinx tetrio), con el cuerpo negro amarillo combinado con patas rojas.

Luego la mariposa pasa a la fase de pupa, donde la oruga queda envuelta en un capullo de seda, como muchas polillas, entre las que destaca el gusano de seda (Bombyx mori). En este período el insecto no se alimenta y sufre profundos cambios morfológicos.

Posteriormente, los adultos salen de la crisálida o capullo y muestran alas membranosas de diversos colores. Las mariposas pueden ser diurnas, generalmente de colores llamativos, o nocturnas (las polillas), que suelen ser de colores oscuros o blancos.

¿Qué comen las larvas de mariposa?

Durante la fase de larva las mariposas se alimentan principalmente de hojas, siendo algunas muy específicas en su alimentación. Así, por ejemplo, la mariposa monarca se alimenta de las hojas de algodoncillo (Asclepias curassavica), mientras que la esfinge de Tetrio consume hojas de plantas de Plumeria.

Hay larvas de mariposa que se alimentan de distintos frutos y hasta de la madera, llegando a ser plaga importante en algunos cultivos. Así, hay orugas que atacan frutos de cacao y dañan las semillas o al maíz, reduciendo la producción de la planta.

Además, existe un pequeño grupo de mariposas diurnas así como algunas polillas cuyas larvas se alimentan de otros insectos. Por ejemplo, la Feniseca (Feniseca tarquinius) se alimenta de pulgones en su fase de larva.

Si deseas tener un jardín de mariposas, es importante que estudies el tipo de alimentación que tienen las larvas. De esta forma, podrás cultivar aquellas especies de plantas donde el adulto deposita sus huevos y de las que comerán las orugas.

¿Qué comen las mariposas adultas?

Cuando la mariposa eclosiona de la pupa, va a presentar alas membranosas con distintos patrones de venación y coloración. Además, presenta un aparato bucal muy característico, conocido como espiritrompa o probóscide, que les sirve para tomar el néctar de las flores.

El néctar es el alimento principal de las mariposas adultas, aunque varía el tipo de planta del cual lo obtienen. Por lo general, las flores que visitan las mariposas y polillas son tubulares, con un tubo estrecho por el cual puede entrar la probóscide hasta llegar al néctar.

Muchas mariposas diurnas suelen ser bastante generalistas y visitar distintas especies de plantas, mientras que otras, principalmente polillas, son más específicas. En estos casos, el tamaño del tubo de la flor se corresponde con la longitud de la probóscide de la mariposa.

Hay unas pocas mariposas adultas que no se alimentan de néctar, entre las más conocidas está la Tornasolada (Apatura iris). Esta mariposa come savia de los árboles, la melaza producida por áfidos así como frutas podridas, orina, cadáveres o estiércol.

La especia eclosiona de la pupa en una época  específica del año y los adultos viven pocos días, por lo que se han vuelto una atracción para los amantes de las mariposas. Las personas intentan atraer a los machos, que son de color azul tornasolado, con carnadas como pescado podrido, estiércol de distintos animales hasta pañales sucios.

Así que si quieres atraer mariposas a tu jardín, debes sembrar distintas plantas con flores tubulares que las atraigan. De esta manera, podrás disfrutar de su presencia y sus alegres colores durante todo el año.

¿Cómo dar de comer a una mariposa adulta?

Las mariposas también pueden criarse en cautiverio con fines de estudio o para ser llevadas a mariposorios para su exhibición. Cuando salen de la pupa no siempre tienen disponibles flores con néctar suficiente para nutrirlas.

En estos casos, los criadores de mariposas utilizan algunos alimentos alternativos que se deben colocar en comederos. Si vas a preparar un comedero especial para mariposas, consulta la tienda ZooHogar, donde tienen todo lo necesario para mascotas y otros animales.

Los mejores alimentos artificiales para las mariposas son jugos de frutas naturales o agua mezclada con un 15% de miel o azúcar. Esta mezcla se coloca en un comedero que debe ser poco profundo y se lleva cuidadosamente al insecto hasta el borde.

Al principio la mariposa explora con sus patas y luego utiliza la probóscide para alimentarse por sí sola. Toda la manipulación del insecto se debe realizar con mucho cuidado para no causar daños en sus alas, que son muy delicadas, o en otras partes del cuerpo.

En caso de notar que la mariposa no accede al alimento, puedes utilizar un palillo de dientes para estirar su probóscide hasta que llegue al alimento. Una vez que el animal se ha alimentado, hay que comprobar que su cuerpo no esté pegajoso y si es así, se debe lavar con un chorro de agua muy suave.

Este tipo de alimentación artificial solo debe ser utilizada cuando se tienen mariposas en cautiverio por diversos motivos. Recuerda que nunca tendrá los nutrientes contenidos en el néctar natural de las flores, por lo que su desarrollo no será el más óptimo.

Compártelo en tu red social: